La importancia del cuidado de los senos durante el embarazo

Los senos sufren cambios drásticos durante el embarazo, de allí la importancia de que las futuras mamás cuiden de ellos.

El dolor en los senos es uno de los primeros síntomas del embarazo, esto se debe a que desde la cuarta o sexta semana de gestación los cambios hormonales producen mayor flujo sanguíneo y cambios en los tejidos mamarios, lo cual puede hacer que las futuras mamás  sientan los pechos hinchados, doloridos y con hormigueos. Muchas mujeres describen esta sensación como el malestar que se siente cuando les va a llegar la menstruación, pero que realmente es mucho más fuerte y prolongado. En los senos se empiezan a preparar las glándulas mamarias para el proceso de la lactancia materna. Alrededor de las ocho semanas de embarazo comienzan a crecer y este proceso continúa durante los nueve meses de gestación. Por lo general, en especial si se trata del primer bebé, el busto de una mujer durante el embarazo aumenta de una a dos tallas de copa de brasier. Cuando comienza a crecer los senos es normal sentir comezón e incomodidad a medida que se estira la piel, en esta etapa además de tener una dieta rica en vitamina c, frutas y verduras y aumentar el consumo de agua para mantener la piel hidratada, también se recomienda el uso de cremas hidratantes y antiestrías en la zona de los senos. Otro de los cambios más notorios en los senos durante el embarazo es que las aureolas y los pezones crecen y su tonalidad se torna más oscura, además las glándulas de Montgomery, glándulas sebáceas localizadas en las aureolas rodeando al pezón, se hacen más notorias y pronunciadas y comienzan a producir y segregar un aceite lubricante para que al momento de la lactancia esta área esté lubricada y protegida y no se presenten resequedad y agrietamiento por el contacto con la saliva y la boca del bebé. Adicionalmente, a medida que crecen los senos la zona dorsal, desde los hombros hasta la parte donde se abrocha el sujetador, comienza a presentar dolores por el peso adicional del busto, esto hace que el cuerpo cambie un poco su postura y requiere que las maternas utilicen un tipo de brasier que proporcione mayor soporte. La sugerencia es que sea un brasier con espalda ancha y elastizada para que pueda soportar el ensanchamiento de la caja torácica, además, debe tener tirantes anchos y graduables, que puedan ser modificados conforme crezcan los senos y proporcionen comodidad y soporte extra en los hombros. En cuanto al material es aconsejable que sea de algodón hipoalergénico, sin varillas y sin costuras en la zona de los pezones, para que permita la oxigenación del área y al ser de un material suave al tacto no ejerza tanta presión en la glándula mamaria. En cuando a los broches, en este tipo de brasier es preferible que estén ubicados en la parte delantera y que puedan ser graduados conforme aumenta el tamaño del busto. Otras de las recomendaciones que se deben tener en cuenta para el cuidado de los senos durante el embarazo es el uso de jabones que no resequen la piel, en especial en la zona de los pezones, dedicar unos minutos al día a mantener los senos hidratados, en caso de que el tamaño del busto aumente muchos se puede dormir con sujetadores deportivos y si se presenta dolor en el busto se pueden realizar masajes en forma circular y usar compresas de agua tibia en esa área.

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS

Solicita Cita