Colposcopía una parte importante de los cuidados ginecológicos

Un año después de que las mujeres han iniciado su vida sexual activa, las recomendaciones ginecológicas indican que debe iniciarse con la realización de un test de Papanicolaou (citología vaginal) al año y si se desea, o el médico lo sugiere, complementar los resultados del test con un estudio más detallado del cuello del útero, la vulva y la vagina procedimientos comprendidos en un examen conocido como colposcopía.

Etimológicamente la palabra colposcopía viene de ‘colpos’ (kolpos) que en griego significa “vagina” y ‘scopia’ (skopia) que significa "examen visual”, ambos significados sumamente acertados para describir el procedimiento por el cual se realiza una colposcopía; la cual en síntesis consiste en observar de forma detallada y ampliada el cérvix, la vulva y la vagina.

El objetivo de este examen ginecológico es buscar infecciones, inflamaciones o lesiones cancerígenas o que pueden llegar a ser precursoras del mismo. Para ello se utiliza un aparato llamado colposcopio, el cual a modo de telescopio amplía hasta cuarenta veces el tamaño del cuello uterino permitiendo que el especialista detecte anomalías que no se perciben a simple vista.

Entre los beneficios de la colposcopía se resalta que permite hacer una adecuada evaluación del cérvix (cuello del útero), detecta con mayor precisión las lesiones en esta área, reconoce anomalías producidas por virus del herpes y el virus del papiloma humano (VPH) y además permite obtener biopsias de estudio de las lesiones y extirpar lesiones menores cuando se considera necesario.

Para realizar la colposcopia el médico tratante utiliza una solución yodada de lugol, la cual tiñe el área y por medio de una reacción química revela las lesiones en el cuello uterino. Esta solución en las zonas sanas mantiene su color marrón normal, mientras que en áreas con lesiones sospechosas se torna más claro, lo que permite que el especialista las detecte de inmediato.

Aunque en muchos casos la realización de este examen se indica solo por un resultado anormal o sospechoso en el test de Papanicolaou, en los últimos tiempos los expertos lo recomiendan como un complemento del anterior argumentando que con el Papanicolaou solamente se detectan el 50% de las lesiones del cuello uterino, mientras que en complemento con la colposcopía el porcentaje aumenta a un 98% de detección.

Las recomendaciones médicas antes de la realización de una colposcopía incluyen no estar menstruando desde mínimo dos días antes y que en esos dos días previos a la realizan del examen no se tengan tener relaciones sexuales, ni se apliquen óvulos, cremas o duchas vaginales. Cabe resaltar que este examen no requiere mayores cuidados posteriores, no tiene contraindicaciones y es indoloro.

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS

Solicita Cita