Colposcopía con biopsia: análisis del tejido del cuello uterino

Cuando se ha presentado un resultado sospechoso en el test de Papanicolaou los médicos especialistas recomiendan contrastar y completar este resultado con la realización de una prueba de colposcopía con biopsia, con la cual se amplía visualmente el cuello del uterino y se permite observar de forma precisa las lesiones en el mismo y la presencia de células anómalas, también llamadas precancerígenas. De ser necesario, el especialista podrá proceder a realizar un procedimiento de colposcopía con biopsia de cuello del útero, para que los tejidos sospechosos sean analizados por un patólogo.

La prueba de colposcopía es un procedimiento, sencillo rápido e indoloro; en esta, la paciente se recuesta con las piernas apoyadas en los brazos de la silla ginecológica y el médico tratante introduce un espéculo para abrir la vagina y visualizar el cuello del útero, posteriormente con la ayuda del colposcopio, aumenta visualmente el área hasta en un cuarenta por ciento de su tamaño normal y procede a observar de forma detallada. Con esta prueba además de analizar el cuello del útero (cérvix) también se estudió la vulva y la vagina.

Para el análisis médico, durante la realización de la colposcopia el especialista tiñe el cuello del útero con una solución yodada para que se revelen de forma perceptible las lesiones presentes en el área. Una vez realizado este paso, si detectan células anómalas (precancerígenas) o células cancerígenas el procedimiento a seguir es la toma de una muestra de ese tejido afatado para la realización de un estudio mucho más detallado que confirme el diagnostico.

Esta toma de nuestra se conoce como biopsia y consiste en la extracción de una pequeña porción de tejido del área sospechosa. Existen tres tipos de biopsia de cuello uterino: punzón, cónica y legrado o curetaje endocervical.

En la biopsia por punzón se extraen varias muestras pequeñas con la ayuda de una hoja circular que perfora a modo de sacabocados. La biopsia cónica se realiza con la ayuda de un láser o un bisturí y consiste en la extracción de una capa mucho más grande a modo de cono del tejido superficial del cérvix.

La última opción, la biopsia de legrado o curetaje endocervical, se lleva a cabo utilizado un instrumento llamado cureta, con la que se raspa una parte del revestimiento del canal endocervical, el cual no puede ser visto desde la parte exterior del cuello uterino.

La realización de una colposcopía con biopsia es un procedimiento ambulatorio, que busca confirmar la presencia de células precancerígenas, cancerígenas o virus del papiloma humano, y que en la mayoría de los casos no causa dolor y solo presenta cierto grado de incomodidad y un ligero sangrado en las pacientes.

Por lo general luego de un procedimiento de colposcopía con biopsia se recomienda reposo y se prescriben algunos antibióticos y antinflamatorios.

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal 

 

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS

Solicita Cita