Cinco claves de los cuidados prenatales para un embarazo feliz

Aunque todos los embarazos son diferentes, en todos ellos se deben aplicar una serie de cuidados prenatales para mantener la estabilidad y el control de la salud de la madre y el bebé durante los diferentes periodos de la gestación. Estos son algunos de los cuidados que no se deben pasar por alto:

 

  1. Consulta con el médico

Los cuidados prenatales inician con la sospecha de un embarazo, ante esto lo primero que se debe hacer es pedir una cita con el médico especialista, este realizará un examen físico, indagará sobre el historial medico personal y familiar y pedirá la realización de exámenes de laboratorio para confirmar el embarazo y descartar la presencia de infecciones urinarias y enfermedades como la anemia.

Durante el embarazo en los cuidados prenatales por lo general se realizan cinco consultas médicas para ir verificando el desarrollo gestacional. En cada una de las consultas el médico tomará la presión sanguínea, verificará el peso de la madre y estará al tanto de los latidos y la evolución del bebé.

 

  1. Ecografías

Las ecografías son unos de los momentos más emotivos durante el embarazo, en ellas los futuros padres pueden ver y sentir a su bebé mucho más cerca.

En los nueve meses de gestación por norma se realizan de tres a cuatro ecografías, una o dos en cada trimestre. La primera de ellas es la ecografía pélvica ginecológica con la cual se confirma la presencia del embrión y se descartan anomalías como por ejemplo un embarazo ectópico. Las dos siguientes son ecografías 2D o convencionales, en las cuales con una serie de pruebas se analiza la evolución en el crecimiento del feto. La cuarta ecografía es la ecografía 3D, en esta, que realiza en tres dimensiones y a color, se ve de forma mucho más detallada algunos de los rasgos físicos del bebé como por ejemplo la nariz, las orejas y los dedos de las manos y los pies.

 

  1. Alimentación

Contrario a lo que se cree popularmente, en el embarazo las mujeres no deben comer por dos, pero si deben aumentar su ingesta de vitaminas y nutrientes y estar mucho más conscientes de los alimentos que ingieren.

Se recomienda consumir alimentos ricos en hierro, ácido fólico (vitamina B), calcio y yodo y controlar el consumo de dulces, verduras y pescados crudos, embutidos, café y algunas infusiones de hiervas como eucalipto y sábila, que pueden llegar a producir sangrados y contracciones uterinas.

Los cuidados prenatales no imponen restricciones alimentarias, la sugerencia es que las comidas sean variadas y balanceadas y por supuesto no olvidar la hidratación que puede darse con la ingesta de sumos natrales o agua, que además es benéfica para la piel.

 

  1. Ejercicio

En el embarazo se debe evitar el sedentarismo, pero también los excesos. Es importante que una vez se confirme el embarazo las mujeres pongan al tanto a su entrenador para que les suministre una rutina de ejercicios adecuada durante esta etapa de sus vidas.

Generalmente no se recomiendan los deportes bruscos ni de contacto y por el contrario se alienta a realizar natación, caminatas suaves y yoga.

 

  1. Ropa y calzado

En esta etapa la comodidad es importante y por eso se deben evitar las prendas muy ajustadas que puedan comprometer la adecuada circulación de la sangre. También se debe reevaluar el uso de zapatos altos, pues el cuerpo adquiere un peso adicional que en zapatos de tacón puede traducirse en dolores frecuentes en los tobillos y los pies, además de aumentar el riesgo de caídas.

Una de las prendas que varía durante el embarazo son los sostenes, los cuales no solamente cambian en talla, sino que también, durante la epata gestacional y mientras se esté amamantando, deben tener mayor soporte en la espalda y estar elaborados en algodón para que la piel de los senos respire y el roce de la tela no cause incomodidad en los pezones sensibles.

 

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS

Solicita Cita