Cambios en el embarazo que quizás no todas saben

Además de los cambios físicos notorios, como el aumento de peso, el ensanchamiento de las caderas y el cambio en el tamaño del vientre y los senos, existen otros cambios en el embarazo que quizás algunas mujeres desconozcan. Estos cambios en su mayoría son producto del aumento en los niveles hormonales y desaparecerán luego de algunos meses del embarazo o después del nacimiento del bebé.

Agudeza en el olfato

Este es un síntoma que tienen alrededor del 60% de las mujeres embarazadas, para ellas los olores se hacen más intensos y en algunos casos insoportables. Este síntoma, se debe al inicio del embarazo a la presencia de la hormona gonadotropina coriónica humana (HCG) y posteriormente al aumento en los niveles de progesterona y estrógenos en el cuerpo de las mujeres, todas estas hacen que el sentido del olfato se agudice como resultado de una mayor irrigación del revestimiento mucoso de la nariz.

 

Ganas constantes de orinar

Uno de los primeros síntomas del embarazo que a menudo se presenta desde la sexta semana de gestación, es el aumento en las ganas de orinar. La razón de esto es que las hormonas hacen que la sangre fluya más rápido y la vejiga se llene en menor tiempo, además, a medida que el útero aumenta su tamaño va presionando la vejiga, lo que hace que la necesidad de orinar sea mucho más constante.

 

Náuseas y mareos

Las náuseas y los mareos matutinos son otras de las consecuencias del incremento la HCG y los estrógenos. La mayoría las mujeres supera esta etapa de incomodidades matutinas pasado el primer trimestre del embrazo, pero algunas las padecen casi hasta el final del mismo. Entre las recomendaciones para controlar las náuseas se encuentran: comer porciones pequeñas cada dos o tres horas, evitar las comidas grasosas o muy condimentadas, beber mucho líquido (agua y zumos de fruta), comer con calma y tomar aire fresco.

 

Antojos

Este es quizás el síntoma que más disfrutan las mujeres embarazadas, pues se convierte en un aliado para comer alimentos hipercalóricos con alto contenido de grasa y azúcar. La razón por la cual se producen los antojos no es otra que los cambios hormonales y la respuesta del organismo a una deficiencia de sustancias en el mismo, como por ejemplo el calcio y el hierro. A estas causas se le suma la ansiedad propia de los cambios que suceden en el cuerpo y en el estilo de vida de las mujeres embarazadas y sus familias.

 

Cansancio y somnolencia

Durante el primer trimestre del embarazo el cuerpo de las futuras más dispone de toda la energía para preparase como el lugar idóneo para el desarrollo y el crecimiento de una nueva vida por eso es común que las mujeres se sientan mucho más cansadas y somnolientas de lo normal. El aumento en la progesterona es directamente responsable de la somnolencia.

 

Estreñimiento

A la mayoría de las mujeres no les advierten que con el embarazo pueden llegar a sufrir estreñimiento. La progesterona afecta el sistema digestivo y hace que el colón se vuelva lento, produciendo molestias e incomodidad para ir al baño. Además, el útero ejerce presión sobre los intestinos disminuyendo el número de deposiciones diarias. Para contrarrestar este síntoma es importante llevar una dieta rica en fibra, frutas y verduras, aumentar el consumo de líquidos y realizar ejercicio.

 

Hinchazón en las piernas

En los últimos meses del embrazo, con el aumento del útero se obstruye en parte la circulación sanguínea hacia las piernas provocando la retención de líquidos que se evidencia en la hinchazón de las mismas. Esto puede aliviarse recostándose y levantando las piernas para facilitar la circulación.

 

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS

Solicita Cita