Anemia fetal y transfusión fetal intrauterina

La transfusión fetal intrauterina es uno de los tratamientos indicados para preservar la vida del bebé cuando se detecta anemia fetal severa.

Una de las condiciones mayormente asociadas con la anemia fetal es una enfermedad conocida como eritroblastosis fetal o enfermedad RH, en la cual, a causa de la incompatibilidad del factor Rh sanguíneo, los anticuerpos de la madre atacan los glóbulos rojos del feto produciendo en este un cuadro de anemia, que de estar entre moderado y severo requerirá de una transfusión fetal intrauterina para prolongar el embarazo y preservar la vida del feto.

Solo en los casos en que la anemia fetal es catalogada como leve, los médicos pueden optar por abstenerse de la transfusión fetal uterina e indicar la prolongación del embarazo hasta pasadas las 37 semanas gestación para posteriormente inducir el parto y tratar el cuadro de anemia directamente en el recién nacido.

 

¿Qué es la eritroblastosis fetal o enfermedad Rh?

La eritroblastosis fetal, también conocida como enfermedad Rh, es una enfermedad que consiste en la incompetencia del factor Rh sanguíneo de la madre y el feto. Esta enfermedad se da cuando el factor Rh de la madre es negativo y el factor Rh del bebé por herencia del padre es positivo, causando así la incompatibilidad entre la madre y el feto.

La incompatibilidad se da porque los glóbulos rojos del factor Rh positivo presentan una proteína especifica que no se encuentra en los glóbulos rojos del factor Rh negativo, por eso, cuando la sangre de la madre (Rh -) y la sangre del bebé (Rh +) entran en contacto, ya sea por una hemorragia maternofetal, procedimientos obstétricos invasivos, un trauma o al momento el parto, los glóbulos blancos de la madre identifican dicha proteína como un invasor y crean anticuerpos para combatirla, lo que ocasiona que los glóbulos rojos del bebé en los cuales se encuentra la proteína sean destruidos.

Aunque durante el embarazo la madre comparte nutrientes a través del cordón umbilical con el bebé existe una barrera entre ambas sangres que no permite que pasen células de la madre al bebé. Por lo general, está barrera solo se rompe al momento del parto y así los anticuerpos de la madre que atacan la proteína del Rh positivo no alcanzan a afectar al recién nacido. Sin embrago, los anticuerpos seguirán generándose en la madre y podrían afectar a un próximo bebé, con el cual también se presente incompatibilidad de factor Rh sanguíneo.

Cuando los anticuerpos que atacan la proteína del factor Rh positivo se encuentran con anterioridad en la madre la barrera que impide el contacto entre ambas sangres no impide el paso de dichos anticuerpos y los glóbulos rojos del bebé están en riesgo de ser atacados. Ante esta amenaza la madre puede recibir una vacuna conocida como Gammaglobulina anti D, la cual puede prevenir en la mayoría de los casos la eritroblastosis fetal y reducir la necesidad de una transfusión fetal intrauterina.

 

¿Existen otras condiciones asociadas a la anemia fetal?

Los médicos especialistas han detectado cerca de 11 condiciones que pueden asociarse con la anemia fetal. No obstante, se ha prestado mayor atención a cinco posibles causas:  Inmunización Rh (incompatibilidad del factor Rh de la madre y el feto), infección aguda por Parvovirus B19, hemoglobinopática: alfa talasemia (menor producción de hemoglobina), hemorragias feto-materno y el síndrome de transfusión feto fetal, que se da cuando en un embarazo gemelar los fetos comparten una placenta y uno de ellos pasa sangre al otro causando un desequilibrio hemodinámico.

 

¿Cómo puede ser detecta la anemia fetal?

La anemia fetal puede detectarse con diferentes procedimientos invasivos y no invasivos, entre los que se encuentran: amniocentesis, punción abdominal en la que se extrae una muestra de líquido amniótico; cordocentesis, es una muestra sanguínea directamente del cordón umbilical para medir la hemoglobina fetal; cardiotocografía o monitoreo cardíaco fetal y la ecografía Doppler, procedimiento no invasivo con el cual por medio de ultrasonidos se evalúa la circulación sanguínea fetal para determinar la cantidad, velocidad y consistencia de la sangre del bebé.

 

¿Cuál es el procedimiento a seguir en una trasfusión fetal intrauterina?

Una vez el médico especialista ha diagnosticado la anemia fetal moderada o severa, el procedimiento a seguir es la transfusión fetal intrauterina, en la cual el profesional a cargo realizará una punción, mediante una guía ecográfica, a través del abdomen de la madre hasta la vena del cordón umbilical para transfundir los glóbulos rojos que necesita el feto. En algunos casos es necesaria la utilización de medicamentos sedantes para impedir los movimientos del bebé.

Posterior a la realización del procedimiento se debe seguir monitoreando la evolución de la anemia fetal para determinar si el bebé necesita otra transfusión fetal intrauterina.

 

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS

Solicita Cita