Amnioinfusión, el procedimiento para restablecer el volumen de líquido

La amnioinfusión es una técnica empleada para introducir suero en la cavidad uterina y suplir bajos niveles de líquido amniótico durante el embarazo.

La amnioinfusión es una técnica utilizada para introducir suero fisiológico en la cavidad amniótica del vientre (saco amniótico) durante el embarazo. Este procedimiento es utilizado por los médicos para aumentar la cantidad de líquido amniótico existente en el vientre materno, bien sea por la ruptura de membranas o por la baja producción del mismo a consecuencia de factores como anomalías del tracto urinario fetal, la insuficiencia uteroplacentaria, entre otros.

La amnioinfusión también puede ser practicada durante el trabajo de parto, cuando la bolsa está completamente rota y es necesario descomprimir el cordón umbilical entre la madre y el bebé, con el fin de evitar el sufrimiento fetal.

Con este proceso se reduce principalmente la mortalidad neonatal, las infecciones en el recién nacido y la hipoplasia pulmonar, que es una anomalía congénita en el desarrollo pulmonar.

Uno de los factores que llevaba a la necesidad de realizar un procedimiento de amnioinfusión es cuando se evidencia la presencia de meconio espeso en el líquido amniótico. El meconio espeso es el primer excremento del bebé y consiste en una mucosa muy densa, de color verde oscuro a negro, la cual está compuesta por células muertas y secreciones del estómago y el hígado. La presencia de meconio en el líquido amniótico puede detectarse en las ecografías.

En caso de meconio en el líquido amniótico se procede con la realización de la amnioinfusión con el objetivo de aumentar la cantidad de líquido amniótico en bolsa y diluir el meconio disminuyendo el riesgo del síndrome de aspiración de meconio.

Los otros casos donde es común la utilización de un procedimiento de amnioinfusión son el diagnóstico de oligohidramnios, poca cantidad de líquido amniótico que puede presentarse en cualquier momento de la gestación; la detección de alteraciones en el ritmo cardíaco del bebé y ante la necesidad de realizar cirugía fetal intrauterina, en este último caso el aumento de líquido al interior de la bolsa brinda más espacio para maniobrar durante la cirugía.

La amnioinfusión es un procedimiento sencillo que debe ser realizado por un médico especialista con el previo consentimiento de la madre, la cual debe ser informada sobre todos los detalles de la ejecución del procedimiento, así como también sobre los benéficos y complicaciones que pueden llegar a presentarse durante el mismo.  Cabe resaltar que esta intervención puede realizarse vía transcervical o por punción transabdominal, siendo el primero el más usado.

Una vez resultas las dudas de los padres y ante la aceptación del procedimiento, el médico iniciará con un chequeo ginecológico, tacto vaginal, para evaluar las condiciones fetales y la dilatación, y al mismo tiempo descartar un prolapso de cordón umbilical, condición en la cual el cordón umbilical cae por el cuello uterino delante del bebé, el cual al descender durante el trabajo de parto puede presionarlo y disminuir la cantidad de oxígeno que este le suministra.

Con el chequeo ginecológico el médico también evalúa si las condiciones son ideales para insertar el catéter de localización intrauterina, por el cual se introduce el líquido, y el sistema de control de la presión intrauterina, ambos elementos indispensables para ejecutar la amnioinfusión por vía transcervical.

 

¿Por qué es importante restablecer el volumen de líquido amniótico?

El líquido amniótico es el líquido en el cual se desarrolla el feto, sus principales funciones son amortiguar el feto en las sacudidas, evitar la comprensión del cordón umbilical, proteger contra infecciones, impedir que el embrión se adhiera a la membrana interna del saco amniótico y permitir los movimientos fetales.

Los bajos niveles de líquido amniótico pueden interferir con el desarrollo pulmonar y aumentan el riesgo de comprensión del cordón umbilical a causa del reducido espacio en el vientre materno.

 

¿Cuáles son las contraindicaciones para la realización de una amnioinfusión?  

Este procedimiento tiene pocas contraindicaciones, entre estas se encuentran la sospecha de corioamnionitis (infección del líquido amniótico y las membranas que lo contienen), la presencia de polihidramnios (aumento irregular y excesivo del líquido amniótico), hipertonía uterina (presión fuerte y constante en la parte baja del abdomen, registrada después de la contracción), PH fetal intraútero inferior a 7.20, gestación múltiple, anomalías fetales o uterinas conocidas y la existencia de placenta previa.

 

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS

Solicita Cita