Amamantar es un acto de amor que puede salvar vidas

 

La Organización Mundial de la Salud, OMS, recomienda el amamantar y plantea la leche materna como el único alimento que deben recibir los bebé hasta los primeros 6 meses de edad.

La producción de la leche depende de las hormonas de la madre y de la eficacia del vaciamiento de los alvéolos, de allí la importancia de que el bebé abra completamente la boca para tener un agarré total de la aureola que le permita poder hacer una adecuada succión y estimular el vaciamiento de los senos lactíferos, que es la parte grande de los conductos donde se acumula la leche.

La primera leche materna que se encuentra controlada por las hormonas, se denomina calostro y suele aparecer incluso antes del parto, pero su fabricación se estimula cuando se desprende la placenta del útero. El calostro se produce en poca cantidad por entre 2 o 5 días y contiene todos las proteínas e inmunoglobulinas (anticuerpos) que el bebé necesita para fortalecer paulatinamente su sistema inmunológico durante sus primeros días de vida.

El calostro proporciona inmunoglobulina al intestino del bebé y con estos anticuerpos lo prepara para defenderse de algunas enfermedades a nivel intestinal. Adicionalmente, el calostro, que por su color amarillento es conocido como ‘oro líquido’, también estimula a que el bebé evacue el meconio a la mayor brevedad y así existe menor riesgo de ictericia (coloración amarillenta de la piel).

Posteriormente, cuando disminuyen los niveles hormonales en la madre, aumenta su producción de leche madura, en esta etapa a mayor estimulación y succión por parte del bebé, mayor será la producción de leche de su madre.

Muchos de los médicos e incluso la Organización Mundial de la Salud, OMS, recomiendan que la leche materna sea el único alimento del bebé hasta los primeros seis meses de vida, a partir de allí se aconseja complementar con otros tipos de alimentos, que en ningún momento deben sustituir la leche materna.

El número de veces que el bebé debe mamar no está definido y la sugerencia es ofrecer el pecho cuantas veces se considere necesario, pues en este periodo el consumo de leche materna debe ser a demanda. Ante la inquietud de si el bebé come la cantidad adecuada, se debe verificar si ya tuvo el tiempo suficiente en cada seno, lo que se indica es que sea por aproximadamente 15 minutos para que el bebé succione hasta la grasa de cada mama y esto le permita un adecuado desarrollo.

En la etapa de lactancia cuando el bebé mama, al succionar utiliza 147 músculos, por eso la lactancia materna se considera como la primera estimulación temprana del bebé y con esto el acto de amamantar, además de proveer al bebé de todos los nutrientes y anticuerpos que necesita para un adecuado desarrollo en sus primeros años de vida, también es la forma como se genera un vínculo y se establece la comunicación entre una mamá y su bebé.

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS

Solicita Cita