Señales de alarma en el embarazo

Aunque la mayoría de las mujeres logran tener un embarazo sin ningún tipo de complicaciones, todas están en riesgo de presentar algún contratiempo en cualquier momento del periodo de gestación. Por eso, todas las mujeres y sus familias deben estar alertaras ante las señales de alarma en el embarazo y de llegar a presentar alguna de estas consultar inmediatamente a su médico para que el especialista evalúe la situación y determine cuáles son los pasos a seguir para que el embrazo llegue a buen término. Es común que durante el embrazo cualquier molestia inusual puede provocar terror en los futuros padres, sin embargo, los médicos recomiendan seguir una vida completamente normal y estar alertas ante algunos síntomas como el sangrado color rojo vivo abundante, este a diferencia del ligero sangrado marrón producido en algunos casos por la implantación del embrión en el útero puede ser señal de un aborto espontaneo. Cuando ocurre un sangrado entre las últimas semanas del primer trimestre y las primeras del segundo se infiere amenaza de aborto y por lo general la madre es recetada con reposo total, pero si el sangrado ocurre durante el tercer trimestre puede deberse a un desprendimiento prematuro de placenta, en este caso según la gravedad del desprendimiento el accionar médico puede ir desde la recomendación de reposo total hasta la realización de una cesárea de emergencia. También se debe estar alerta ante dolores abdominales fuertes. Si bien es normal sentir algunos dolores o cólicos esporádicos durante el embarazo, cuando estos son persistentes y no desaparecen tras un momento de descanso se debe consultar al especialista a la menor brevedad, sobre todo si los dolores abdominales están acompañados de hemorragias, fiebre, escalofríos, molestias al orinar, mareos, náuseas y vómitos. Otras de las señales de alarma en el embarazo son los movimientos fetales los cuales normalmente se empiezan a percibir entre la semana 12 y 22 del embrazo, aunque el bebé comienza a moverse entre la séptima y octava semana de gestación. Los movimientos fetales aumentan a medida que avanza el embarazo, cuando una madre siente una disminución de dichos movimientos y percibe que el bebé no responde a los estímulos (comer y beber, cambiar de posición, escuchar música o presionar el vientre) debe consultar con su médico de inmediato, pues esto puede ser síntoma de malformaciones fetales, retraso en el desarrollo o parto prematuro. La presión arterial es otro aspecto que debe ser monitoreado con especial atención durante el embarazo. Se debe sospechar de presión arterial alta cuando se presentan dolores de cabeza fuertes y prologados, visión borrosa con presencia de puntos blancos, alteraciones auditivas (pitido constante) e hinchazón en pies, manos y rostro. Estos síntomas suelen aparecer pasadas las 20 semanas de gestación y por lo general indican preeclampsia. En este caso se debe acudir al médico para que procedan a estabilizar la presión y prolongue el embarazo por el mayor tiempo posible sin poner en riesgo la vida de la madre y el bebé, pues la única forma de curar la preeclampsia es con el parto. Por otro lado, aunque durante el primer trimestre de gestación sea común sufrir de náuseas, mareos y vómitos, causados por los fuertes cambios hormonales, cuando estas molestias continúan durante el resto del embarazo se debe estar alerta pues no es recomendable que la madre se deshidrate. Se debe sospechar de deshidratación cuando se orina en baja cantidad y el color de esta es oscuro. Al orinar también se debe estar al tanto si se siente algún tipo de molestia como ardor, picazón o dificultad para orinar aun teniendo ganas de hacerlo, esto puede ser síntoma de una infección urinaria, la cual también puede presentar flujo vaginal grumoso y de mal olor. Una infección urinaria aumenta el riesgo de tener un parto prematuro, por lo que ante la sospecha de infección se debe consultar con el médico especialista. Independientemente si se presenta alguna de las señales previamente mencionadas u otras, la recomendación general para las mujeres embarazadas y sus familias es que asistan cumplidamente a todos los controles prenatales, pues es en estos donde se descubren los problemas que pueden estar padeciendo la madre y el bebé. Además, también se aconseja no omitir las señales de alarma y consultar todas sus dudas con el médico para prevenir cualquier inconveniente.     Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS