Parto pretérmino o prematuro, ¿puede prevenirse?

Se considera como parto pretérmino o prematuro a todo aquel que ocurre antes de las 37 semanas de gestación.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) un parto pretérmino o prematuro es el que se presenta entre las 20 y las 37 semanas de gestación; antes de las 20 semanas de embarazo se clasifica como aborto y entre las 37 y 42 semanas se considerado como un parto a término.

Se estima que el 12% de los nacimientos en el mundo responden a parto pretérmino y de estos, cerca del 70% se dan de manera espontánea y 30% restante es ordenado por el médico especialista al detectar complicaciones en el embarazo que pueden llegar a poner en riesgo la vida de la madre y el bebé.

Sin embargo, cuando se habla de parto pretérmino o prematuro existe una subclasificación que está directamente ligada a la supervivencia perinatal, es decir que entre más prematuro sea el parto mayor es el índice de mortalidad perinatal (muertes ocurridas desde las 22 semanas de gestación hasta la primera semana de vida).

Así, se considera como extremadamente pretérmino a los bebés nacidos entre las 20 y las 27,6 semanas de gestación, estos tienen una tasa de mortalidad alrededor del 41%; entre las semanas 28 y 31,6, medicamente el término utilizado es pretérmino moderado y esta población tiene una tasa de mortalidad del 5%; de la semana 34,1 a 35,5 se les conoce como pretérmino tardío y su mortalidad es solo del 1%. No obstante, las tasas de mortalidad perinatal continúan disminuyendo gracias a los avances científicos y la oportuna atención en las unidades de cuidados intensivos neonatales.

Cabe resaltar que anteriormente se catalogaba como prematuros a los bebés que nacían pesando menos de 2,500 gramos, pero ahora a estos se les conoce como recién nacidos de bajo peso, condición que debido a la corta estancia en el vientre materno también tienen la mayoría de bebés nacidos con parto pretérmino.

La mayor preocupación médica en los casos de parto pretérmino o prematuro es que el bebé tenga completamente desarrollados y maduros sus órganos, por lo cual ante una amenaza de nacimiento prematuro una de las principales labores es lograr que el bebé gane peso y madure sus pulmones, pues la mayor complicación que presentan estos recién nacidos es el síndrome de dificultad respiratoria.

Otras de las complicaciones que pueden presentar los bebés prematuros son: hemorragia interventricular, displasia broncopulmonar, persistencia del conductor arterial (defecto en el que el vaso sanguíneo provisorio que comunica la arteria pulmonar izquierda a la aorta en el corazón fetal no se cierra después del nacimiento), retinopatía del prematuro (causada por el oxígeno suplementario), entre otras.

Con los partos pretérmino también hay complicaciones que pueden presentarse a largo plazo entre ellas se encuentran el déficit cognitivo y auditivo, problemas de tensión arterial, el asma y las alteraciones de crecimiento.

En cuanto a los factores de riesgo asociados al parto pretérmino o prematuro en primer lugar se encuentra el haber tenido uno o más partos prematuros previos. En cifras, una mujer que no ha tenido este antecedente tiene solo el 5% de probabilidades de tener un parto pretérmino, mientras que el riesgo aumenta a 22% cuando se ha tenido un hijo en estas condiciones y se incrementa a un 42% cuando el antecedente es de dos hijos.

Los otros factores que tienen incidencia en el nacimiento prematuro son: preclamsia (presión arterial alta), ruptura prematura de membranas, cérvix incompetente, problemas de coagulación, edad materna, embarazos múltiples, infecciones urinarias y vaginales, estrés, uso de drogas, alcohol y tabaco, restricciones en el crecimiento uterino (malformaciones uterinas) y diabetes.

Para conocer cuál es el riesgo que tiene una mujer de tener un parto pretérmino es de suma importancia que el médico especialista indague en la historia clínica y que la paciente y su familia se comprometan y asistas a todos los controles prenatales, pues es en estas consultas en donde los médicos detectan los problemas que pueden estarse presentando durante el embarazo.

 

¿Cuándo sospechar de un parto pretérmino?

El nacientito pretérmino no siempre muestra síntomas evidentes, pero las mujeres embarazadas deben estar alerta cuando antes de su fecha indicada de parto presentan perdida de líquidos (liquido acuoso, mucosidad o sangrado), cólicos fuertes y contracciones (más de 4 contracciones en 20 minutos), punción y dolor fuerte en la espalda baja y presión y dolor en la pelvis.

Ante alguno de estos síntomas la recomendación de los especialistas es consultar de inmediato al centro médico más cercano, para que realicen las pruebas pertinentes y según la edad gestacional determinen el mejor tratamiento para salvaguardar la vida tanto de la madre como de su bebé.

 

¿Puede prevenirse un parto pretérmino?

Aunque no puede prevenirse por completo, entre los cuidados más comunes para aminorar el riesgo de un parto prematuro se encuentran: los cuidados prenatales, una buena alimentación, no fumar, no beber alcohol o consumir drogas, controlar el estrés y estar al tanto y consultar al médico lo antes posible ante la sospecha de que algo anda mal.

 

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS