La edad ideal para ser mamá, quién tiene la razón

Hace algunos años se creía que la edad ideal para ser mamá era alrededor de los 25 y los 28 años, cuando se considera que biológicamente las mujeres están mucho más sanas y fuertes. Sin embargo, esta percepción ha ido cambiado con el paso de los años y a medida que las mujeres se han ido empoderando en la industria laboral, razón que las ha llevado a postergar la maternidad en pro de alcanzar antes un estatus socioeconómico más elevado y estable.

Con este cambio de prioridades y el aumento en el promedio de vida de las mujeres no es extraño que los embarazos después de los 30 e incluso los 40 años sean cada vez más comunes y se considere esta etapa como la edad ideal para ser mamá. Para los expertos los riesgos de un embarazo en una edad madura pueden reducirse si la mujer tiene las precauciones y cuidados necesarios y se encuentra en buen estado físico y mental.

Físicamente, a mayor edad de la madre se aumenta el riesgo de sufrir preclamsia (síndrome hipertensivo), diabetes gestacional, malformaciones genéticas, aborto espontáneo y parto prematuro. Además, con el paso de los años la calidad de los óvulos de las mujeres decrece reduciendo la posibilidad de quedar en embarazo.

No obstante, una de las ventajas de un embarazo pasados los 30 años es el hecho de que las mujeres maduras tienen mucho más claras sus prioridades y los niños gestados a partir de esa edad son en su mayoría embarazos programados y deseados, en los cuales por lo general los padres se encuentran preparados psicológica y económicamente para su llegada.

Paradójicamente, aunque después de los 30 y 40 años se reducen las posibilidades de quedar en embarazo, uno de los factores que se debe tener en cuenta en la gestación en edad madura es que después de los 35 años la probabilidad de tener un embarazo múltiple aumenta, pues las mujeres tienen un incremento en la estimulación folicular ovárica, lo cual puede ocasionar doble ovulación en un mismo ciclo menstrual. Así, más de un 50% de las mujeres que quedan en cinta después de los 40 años tienen embarazos gemelares.

Independientemente de la edad, todos los embarazos son diferentes y siempre existe la posibilidad de que se presenten complicaciones, la diferencia entre un embarazo de alto riesgo y un embarazo sano radica en la calidad de los cuidados prenatales y en el estilo de vida que haya llevado la madre hasta el momento de la concepción. Por lo tanto, la edad ideal para ser mamá varía según múltiples factores y pueden darse casos de embarazos maduros que llegan a término sin mayores complicaciones y tienen como resultado bebés sanos y felices.

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS