Sabes la importancia de la Ecografía Obstétrica

Con una ecografía obstétrica los médicos, además de observar algunas características físicas del bebé, también pueden evaluar la cantidad de líquido amniótico y las condiciones de la placenta.

Durante el embarazo, entre los cuidados prenatales, los médicos recomiendan la realización de entre tres y cuatro ecografías o ultrasonidos para ver la evolución del bebé en las diferentes etapas de su gestación. La ecografía más comúnmente utilizada durante el embarazo es la ecografía obstétrica, la cual se complementa con la ecografía pélvica ginecológica y la ecografía 3D.

El procedimiento de una ecografía obstétrica no representa riesgo alguno para la salud de la madre o el bebé. Esta ecografía se realiza a través del abdomen de la madre con la ayuda de un ecógrafo, el cual se conforma por tres piezas: una sonda exploratoria o transductor, una unidad de procesamiento y un monitor.

Para la realización de la ecografía obstétrica la madre se recuesta en una camilla con el abdomen descubierto, mientras el médico especialista aplica un gel conductor que bloquea la entrada de aire y facilita que la sonda exploratoria se desplace y pueda recibir de ondas ultrasónicas que son devueltas desde el interior del cuerpo de madre una vez estas chocan con un tejido.

Las ondas reflejantes son tomadas por la unidad e procesamiento la cual arroja la imagen final que se puede observar a través del monitor.

En ginecobstetricia la ecografía obstétrica se realiza después de las 11 semanas de gestación, antes de esta fecha la ecografía que arroja mejores resultados es la ecografía pélvica ginecológica.

Con la ecografía obstétrica entre las 11 y las 14 semanas de gestación se pueden determinar los marcadores de cromosomopatías. Una de ellas la prueba de translucencia fetal con la cual se detecta si el feto está en riesgo de presentar la alteración cromosómica causante del síndrome de Down.

En el segundo trimestre la ecografía obstétrica es de gran utilidad para evaluar la biometría del feto. Además de tomar las medidas de la cabeza, la circunferencia abdominal, la longitud femoral, el peso y la posición en la que se encuentra el bebé, también ayuda en el análisis y estudio de la placenta y el líquido amniótico.  Siendo así una herramienta idónea para verificar el adecuado desarrollo del embarazo.

Posteriormente con este estudio también es posible analizar en detalle la anatomía del bebé y sus diferentes órganos.

La ecografía obstétrica del tercer trimestre busca determinar las condiciones de la placenta y el cordón umbilical, además de tener una aproximación al peso y la colación del bebé para el momento del parto.

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS