Histerosonografía: la evaluación detallada de la cavidad uterina

La histerosonagrafía es un procedimiento similar a la ecografía transvaginal, pero en esta se utiliza solución salina para expandir la cavidad uterina.

La histerosonografía también conocida como sonohisterografia o ecografía de infusión salina es un procedimiento no invasivo que al proporcionar imágenes ecográficas y permite evaluar con detenimiento el interior del útero. Las histerosonografía es similar a la ecografía transvaginal, pero se diferencia de esta por el uso de solución salina estéril, la cual es introducida para expandir la cavidad uterina y mejorar la imagen ecográfica permitiendo así realizar un diagnóstico mucho más preciso. Al igual que las ecografías, la realización de una historiografía no requiere preparación previa, sin embargo, para evitar infecciones se recomienda que el procedimiento sea efectuado una semana después de la menstruación, tiempo en el cual el endometrio (membrana mucosa que recubre el interior del útero) es más delgado y permite detectar anormalidades con mayor facilidad. Este tipo de ecografía no es tan rutinaria como la ecografía pélvica transvaginal y por lo general se aconseja la realización de una histerosonografía a las mujeres que tienen síntomas como: periodos menstruales abundantes y dolorosos, periodos irregulares y sangrado entre ciclos, abortos espontáneos y problemas de infertilidad o dificultad para quedar en embarazo. Con la histerosonografía los médicos pueden descartar o confirmar la presencia de pólipos uterinos, tumores que se producen en la cavidad uterina; miomas submucosos, también conocidos como fibromas son tumores benignos que están formados por el músculo y el tejido conectivo de las paredes del útero; sinequias del útero, es tejido cicatricial que se forma dentro de la cavidad del útero como consecuencia de cirugías o legrados; atrofia endometrial; defectos congénitos y anomalías uterinas. Para realizar el procedimiento las indicaciones son las mismas que en el caso de una ecografía pélvica transvaginal; la mujer debe estar recostada en una cama obstétrica con las piernas sobre los estribos. Lo primero que el profesional a cargo debe realzar es una ecografía pélvica rutinaria, para evaluar las condiciones del útero, posteriormente deberá retirar el transductor y con la ayuda de un especulo introducirá un catéter en la cavidad uterina; finalmente, con el catéter en su lugar, se retira el espéculo y se vuelve a insertar el transductor mientras se inyecta solución salina a través del catéter en la cavidad uterina. La solución salina estéril ayudará obtener imágenes más detalladas de la cavidad uterina, las cuales serán analizadas en el monitor del ecógrafo por el médico tratante. El procedimiento de la histerosonografía es ambulatorio y por lo general las pacientes no presentan dolor luego de la realización del mismo. No obstante, es posible que durante y después del procedimiento se presenten molestias a modo de cólico menstrual a causa de la introducción de la solución salina. La realización de este examen tarda aproximadamente 30 minutos y luego del mismo las mujeres pueden continuar con su rutina. Cabe resaltar que este tipo de procedimiento no puede realizarse en mujeres embarazada y también está contraindicado para mujeres con una enfermedad de inflamación pélvica activa.   ¿Cuál es la diferencia entre una histerosonografía y una histerosalpingografía? Aunque son dos procedimientos indicados en los estudios de infertilidad, la histerosonografía y la histerosalpingografia no son lo mismo, la principal diferencia entre ambos es que el primero proporciona una imagen ecográfica por ultrasonido y el segundo una imagen por rayos X. En síntesis, la histerosonografía es una técnica de ultrasonido, que con la ayuda de solución salina proporciona imágenes de la cavidad uterina, mientras que la   histerosalpingografía, también llamada uterosalpingografía, es un examen de rayos X especial que se realiza con una técnica denominada  fluoroscopía, la cual, luego de la inyección de un medio de contraste, permite ver los órganos internos en movimiento, para analizar como fluye el contraste a través del útero y las trompas de Falopio. Con la histerosalpingografía se pueden detectar inconsistencias de la cavidad uterina y las trompas de Falopio. Este es un examen usado con frecuencia en los estudios de infertilidad para analizar la permeabilidad de las trompas de Falopio, descartando la obstrucción de las mismas. Una de las ventajas de la histerosonografía sobre la histerosalpingografía es que el análisis por ultrasonido proporciona una imagen más concreta de los tejidos blandos, los cuales no puede ser visualizados con la misma precisión con las imágenes de rayos X.     Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal 

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS