Estimulación prenatal: despierta sus sentidos desde el vientre

Con bases en la psicología prenatal y buscando la estabilidad física y emocional de la madre y el bebé, la estimulación prenatal además de propiciar las conexiones neurológicas en el feto, también es la forma ideal para que los futuros padres comiencen a desarrollar el vínculo afectivo con su bebé.

La estimulación prenatal se fundamenta en el desarrollo neurológico del bebé, este engloba todas las sensaciones y percepciones que el feto comienza a recibir.

El sentido del tacto es el primero que aparece en el bebé con los receptores sensoriales, los cuales hacen que alrededor de la semana 11 de gestación, más o menos tres meses del embarazo, el bebé sea sensible a los cambios de temperatura y presión.

Aunque el desarrollo de los ojos comienza en los primeros 20 días del embarazo y alrededor de la octava semana los parpados aparecen y los ojos se mueven cuando cambian de posición, se considera que los bebés solo ven hasta el séptimo mes de gestación, cuando incluso reaccionan con movimientos ante diferentes estímulos lumínicos.

Entre la semana 12 y 13 se desarrollan los sentidos del gusto y el olfato, este último poco estudiado puesto que el olfato se evalúa por intermedio de los olores transportados en el aire, lo cual no es posible en el medio uterino. En cuando al gusto, se sabe que el feto comienza a distinguir sabores a partir del cuarto mes y además desde esa etapa presenta predilección por las cosas dulces.

Alrededor del quinto o sexto mes de embrazo, cuando su sistema nervioso empieza a evolucionar y madurar, el bebé comienza a escuchar no solo los latidos del corazón de su madre sino también algunos ruidos externos, como por ejemplo la música y la voz de sus padres y familiares cercanos.

El sentido del oído, es el que más se ha estudiado en estimulación prenatal. Se considera que los sonidos ayudan a preparar al recién nacido para su adaptación al medio externo, pues desde los siete meses de gestación el bebé ya tiene memoria.

Así, el bebé puede recordar la voz de sus padres y la música que estos escuchan, de allí que se sugiere que la música no sea muy estridente pues puede ocasionar que el bebé reaccione por estrés. Muchos profesionales recomiendan escuchar a Mozart para la estimulación auditiva prenatal, pues numerosos estudios indican que esta música por su métrica, tono, timbre, frecuencia y melodía estimula las neuronas y la sinapsis entre estas.

En la estimulación prenatal también se recomienda la integración de todos los miembros de la familia, porque así el bebé no solo recordará la voz de sus padres, sino también la de sus hermanos y parientes cercanos, que de esta forma comenzarán a desarrollar el vínculo afectivo con el que será el más pequeño de la familia.

Además de los sonidos, la estimulación prenatal, que se hace más necesaria y útil en el segundo y tercer trimestre del embrazo, también implica el tacto, pues a partir del séptimo mes el sentido del tacto del bebé tiene casi las mismas características que las de un adulto, permitiendo que el feto responda a las caricias que recibe a través del vientre de su madre.

Una de las cosas que se deben tener en cuenta en la estimulación prenatal es que el bebé debe estar despierto para ser estimulado y no se debe despertar para este fin pues esto interviene con su desarrollo normal.

Otro dato importante es que en la estimulación auditiva, contrario a lo que se cree, lo más recomendable no es usar audífonos alrededor del vientre, sino usa un pequeño parlante para que el niño sienta la vibración y el sonido, también se aconseja que se incorporen canciones de cuna a la estimulación prenatal y que la música que se le pone al bebé sea del gusto de los padres, pues dicha música tendrá un efecto tranquilizador en el recién nacido.

En el caso de las caricias se puede innovar usando diferentes texturas que le resulten placenteras a la madre e ir identificando a través de los movimientos del bebé a cuáles estímulos responde con mayor facilidad.

También es vital que la estimulación prenatal se realice en un entorno adecuado, una madre no debe estar trabajando y al mismo tiempo estimulando a su bebé, pues la conexión y efectividad de la estimulación no será la misma. Para realizar la estimulación prenatal la madre debe estar tranquila y relajada, preparada para el momento de contacto y conexión con su bebé.

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS