¿Qué empacar en la maleta para la clínica?

Al finalizar el último trimestre del embarazo muchas mujeres adquieren una fuerza y vitalidad que las motiva e impulsa a tener todo listo en casa para la llega del recién nacido. Esta fuerza adicional se conoce popularmente como el “síndrome del nido”, porque al igual que en la naturaleza, las mujeres preparan todo para recibir a su nuevo bebé, en este proceso no se echa de menos la maleta para la clínica y es allí donde muchas madres primerizas e incluso las experimentadas dudan sobre qué es exactamente lo que deben llevar consigo al momento del parto.

La maleta para la clínica debe incluir no solo las cosas del bebé sino también las de la mamá y las de la persona que estará acompañándolos durante su estadía en la clínica.

Para el bebé los elementos que no deben faltar en la maleta son: un paquete de pañales desechable etapa 0 para recién nacido y por precaución un paquete etapa 1 por si el bebé es muy grande para la etapa 0, un paquete de pañitos húmedos y una crema antipañalitis, por lo menos cuatro cambios completos de ropa que contengan body interior, pijama entera o de busito y pantalón con piecitos, chaqueta, medias y gorro (acá se incluye la ropa de bienvenida y la ropa para llevarlo a casa), dos toallas para babitas, una o dos cobijas antialérgicas gruesas (una puede ensuciarse con el cambio de pañal), dos cobijas delgadas de algodón para cubrir la cuna de la clínica y una toalla para el cuerpo.

Opcionalmente se puede agregar el kit de recolección de células madre si se ha elegido esta opción.

La maleta para la mamá debe contener: documentos y exámenes realizados durante los controles prenatales, dos sostenes de lactancia, dos pijamas, preferiblemente batas con abertura al frente para facilitar la lactancia, ropa interior grande y de control, un paquete de pañales para adultos, toallas higiénicas de maternidad, una toalla para el cuerpo, pantuflas y zapatos para el baño, artículos de aseo personal y belleza, un juego completo de ropa para volver a casa (lo más cómodo posible, preferiblemente con blusa de apertura al frente) y un extractor de leche, el cual puede ayudar en caso de que la leche tarde en bajar.

Por su parte, el acompañante es el responsable de incluir en su maleta los siguientes elementos: pijama o sudadera (por si pasan la noche en la clínica), cambio de ropa completo para volver a casa, artículos de aseo personales y equipos electrónicos, entre los que se contemplan cámara fotográfica y de video, cargadores para cámaras y celulares.

Todos los elementos para la mamá, el bebé y el acompañante pueden ir en una sola maleta o en maletas separadas, lo importante es que se esté al tanto de dónde va cada cosa. Algunas madres optan por empacar en bolsas separadas y marcadas todas los prendas y objetos que el bebé usará en cada etapa de la clínica, así evitan correr el riesgo de que se confundan los conjuntos que cuidadosamente ha seleccionado para su bebé.

Se debe recordar que a pesar de estar completamente preparados no se está excepto de olvidar algo, la clave está en no dejar que falte en la maleta para la clínica interfiera con la magia del momento que están viviendo y tener claro que siempre se puede comprar lo que haga falta o pedirle a algún familiar o amigo que lo lleve hasta la clínica.

 

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS