El sexo del bebé: ¿niño o niña?, la pregunta por contestar

Solo hasta la ecografía posterior a la semana 16 se puede revelar con certeza cuál será el sexo del bebé. Esta noticia dependerá de la calidad del ecógrafo, la pericia del médico tratante y la posición del feto dentro del útero, la cual en muchas ocasiones dificulta la visualización de los órganos genitales del bebé y hace que el descubrimiento deba ser pospuesto hasta una nueva ecografía algunas semanas después.

Genéticamente el sexo del bebé lo definen los cromosomas aportados por el padre, esto se debe a que las mujeres tienen dos cromosomas XX y los hombres un cromosoma X y uno Y, la presencia o ausencia de este último, el cromosoma Y, es la que determina si el bebé será niño (XY) o niña (XX).

El sexo del bebé se define durante la concepción, pero solo hacia las siete semanas de gestación se comienzan a formar los ovarios o los testículos en el abdomen del feto. En esta etapa los órganos genitales exteriores son aparentemente iguales en niños y niñas, pues ambos se forman a partir de las mismas estructuras.

Hacia la semana nueve se comienzan a notar las diferencias. En las niñas aparece entre las piernas un bultito que posteriormente será clítoris y la membrana alrededor del bultito se divide para formar los labios menores. En los niños el bultito gana tamaño y se alarga convirtiéndose en el pene y alrededor de la semana 12 la membrana que lo recubre desciende y forma la bolsa del escroto que contendrá los testículos.

Alrededor de la semana 22, en las niñas los ovarios están formados y descienden hasta la pelvis, mientras que, en los niños, en la misma etapa gestacional, los testículos ya están formados y comienzan a descender al escroto, en algunos niños este descenso termina hasta después de nacer.

En cuento a las posibilidades de tener un niño o una niña se conoce que hay dos tipos de espermatozoides: unos con carga masculina (cromosomas X y Y) y otros con carga femenina (cromosomas XX), los que tienen carga masculina (XY) son espermatozoides más rápidos, pero mueren antes, pues son más sensibles al ambiente al interior de la vagina, y los que tienen carga femenina (XX) son espermatozoides más lentos, que a su vez viven más días al interior de la vagina. Así, el sexo del bebé estará ligado al momento de la concepción del óvulo.

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

 

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS