Dispositivos intrauterinos (DIU) ¿cuál es tu mejor opción para la anticoncepción?

Entre los métodos anticonceptivos a largo plazo se encuentran los dispositivos intrauterinos, los más conocidos son el DIU Mirena y la T de cobre.

Para muchas mujeres el mejor método anticonceptivo es aquel cuyo efecto tiene larga duración, pues no deben preocuparse por su cambio u aplicación por extensos periodos de tiempo. Entre los métodos anticonceptivos que cumplen con esta característica se destacan los dispositivos intrauterinos (DIU), los cuales pueden ser de cobre u hormonales.

Los dispositivos intrauterinos (DIU) son pequeños dispositivos flexibles en forma de T que se insertan en el útero para impedir que los espermatozoides fecunden el óvulo, su vida útil luego de la inserción puede variar entre los 5 y 12 años según el tipo, modelo y material de fabricación.

En el mercado los dispositivos intrauterinos más conocidos son el DIU Mirena, dispositivo recubierto por silicona que contiene hormonas, y la T de cobre, dispositivo recubierto de cobre que tiene acción espermicida. La efectividad de ambos dispositivos es superior al 95% y no afectan la fertilidad a largo plazo.

Estos dispositivos deben ser implantados por un médico especialista, el cual antes de iniciar el procedimiento debe cerciorarse que la paciente conozco todos los pros y contras del dispositivo seleccionado y al mismo tiempo esté al tanto de los cambios y síntomas que puede llegar a tener una vez comience la acción del dispositivo.

Una de las diferencias más notorias entre el DIU Mirena y la T de cobre es que el Mirena al contener hormonas también puede ayudar a reducir el dolor de los cólicos, controlar la cantidad del sangrado durante la menstruación y regular los periodos; además los dispositivos intrauterinos hormonales también disminuyen el riesgo de padecer cáncer de cuello uterino.

Por su parte, la T de cobre puede no ser tan beneficiosa en este aspecto, pues uno de sus efectos segundarios es la posibilidad de aumentar el sangrado y los días de la menstruación, aunque no en todas las mujeres tienen este efecto. La ventaja de la T de cobre sobre el dispositivo Mirena es al que a no tener hormonas se evitan los desniveles hormonales que pueden causar aumento de peso, dolores de cabeza, perdida del cabello, náuseas, mareos, entre otros.

Otra de las diferencias notorias entre estos dos dispositivos intrauterinos es el costo y la duración del mismo. La T de cobre es más barata que el DIU Mirena y su vida útil puede alcanzar los 12 años, mientras que el DIU Mirena tiene una vida útil de protección anticonceptiva de alrededor de 5 y 7 años.

En cuanto a la efectividad, los expertos indican que ambos dispositivos oscilan entre un 95 y 98% de eficacia para prevenir un embarazo, pero también recuerdan que ninguno de los dos dispositivos protege contra enfermedades de transmisión sexual.

 

Procedimiento de colocación

Ambos dispositivos deben ser implantados por un médico profesional en un centro de salud y aunque pueden ser insertados en cualquier día del ciclo menstrual, hay quienes recomiendan realizar el procedimiento a mitad del ciclo que es cuando el cuello uterino se encuentra mucho más dilatado.

Cabe resaltar que antes de realizar la colocación de alguno de los dispositivos intrauterinos el profesional a cargo debe realizar una evaluación ginecológica para descartar infecciones vaginales y determinar la ubicación, el tamaño y la profundidad del útero, datos claves en la colocación adecuada de este tipo de dispositivos.

La protección de la T de cobre es inmediata una vez se realiza el procedimiento, mientras con el dispositivo Mirena se debe usar un método de protección complementario al menos por una semana dependiendo del día del ciclo en el que fue insertado; si el procedimiento se realizó en los primeros 7 días del ciclo menstrual su efectividad también es inmediata.

Con ambos dispositivos la recomendación médica es realizar una revisión luego del primer ciclo menstrual con el dispositivo y así mismo realizar un monitoreo al menos una vez al año para comprobar que el dispositivo se encuentre en óptimas condiciones.

En caso de que el dispositivo sea expulsado la recomendación médica es acudir inmediatamente con el especialista, puesto que solo un profesional puede extraer el dispositivo en caso de que lo expulsado sea solo una parte del mismo. Una vez el dispositivo es extraído se puede proceder con la colocación de uno nuevo u optar por cambiar de método anticonceptivo.

 

 

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal 

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS