Citología cervical o test de Papanicolaou, un examen que puede ser vital

Considerada como una prueba diagnóstica de fácil realización la citología cervical, medicamente conocida como test de Papanicolaou, en honor al precursor de la técnica el médico griego Georgios Papanicolaou, es un examen que puede detectar el cáncer de cuello uterino desde sus etapas más tempranas en las cuales el tratamiento tiene mayor efectividad.

Generalmente la realización de la citología cervical se recomienda una vez al año después de que las mujeres han iniciado su vida sexual o tienen más de 21 años. Esta periodicidad puede variar según los quebramientos médicos que sugieran realizar controles más seguidos en caso de un resultado posterior anormal o en caso de que se sospeche de trastornos inmunológicos o infección con el virus de inmunodeficiencia humana que provoca el sida.

El procedimiento para la realización de una citología cervical es sencillo e indoloro, aunque existen casos en que se presenta cierta incomodidad por el estado de tensión en el que al momento de la prueba se encuentran las pacientes.

Para hacer el examen la mujer se acuesta con las piernas elevadas en los apoyadores de la mesa ginecología y el profesional a cargo de la toma de muestra introduce un espéculo para abrir la vagina y proceder a raspar una pequeña muestra de la parte interna del cuello del útero con un cepillo y la parte externa con una espátula. Esta muestra se envía al laboratorio para ser analizada y obtener los resultados en un periodo que puede variar entre tres días hasta dos semanas.

Antes de realizar una citología vaginal se deben tener en cuenta que la mujer lleve al menos tres días sin la menstruación y que además en ese mismo tiempo no haya tenido relaciones sexuales, ni haya usado cremas, óvulos o duchas vaginales.

Por norma, la recomendación es que los resultados sean interpretados por un profesional de la salud, el cual indicará a la paciente cuál es el estado de su cérvix según la prueba y si es necesario complementar el resultado con una prueba de colposcopía.

Entre los resultados que pueden obtenerse se encuentra el normal que indica que la mujer no presenta anomalías, ni lesiones en el cuello del útero, la prueba también puede dar un resultado inadecuado lo que indica que en la muestra hay poca cantidad de células o se ha habido alguna falla en el procedimiento y debe ser repetido. También se puede presentar un resultado incierto, que se refiere a cuando las células presentan ciertos cambios y no son del todo normales, este resultado requiere vigilancia y una citología posterior para monitorear si los signos desaparecen de forma espontánea o evolucionan.

Otros de los resultados de deben ser monitoreados con mucha más frecuencia y recisión pueden indicar la presencia del virus del papiloma humano (VPH) lesiones intraepitelial de alto grado, precancerígenas o derivar en el diagnóstico del cáncer de cuello uterino. Estos resultados pueden sugerir la relación de un examen de colposcopía para mayor precisión en el diagnóstico.

Ante cualquiera de los resultados en una citología vaginal el médico especialista será el encargado de indicar el procedimiento y el tratamiento a seguir.

Conoce más sobre este y otros temas en www.medicinafetal.com.co y síguenos en Facebook en @medicina.fetal

CONTÁCTANOS

Medicina Fetal SAS